Engaños, ciudadanía y políticos…

La población de la cuenca del Papaloapan y de todo el país está harta del enriquecimiento ilícito de los funcionarios y servidores Públicos, en las próximas elecciones federales “urge una transformación ética en la administración pública” pues es tan fácil  ver el enriquecimientos inexplicable de funcionarios y gobernantes sin que nadie investigue el origen de estos patrimonios consolidados en poco tiempo de ejercer el poder.

En la cuenca del Papaloapan el delito de peculado se comete prácticamente en todas las administraciones municipales, ante la mirada de la ciudadanía que atónita e imposibilitada nada puede hacer, teniendo como último recurso y única opción decir que se arrepiente de haber votado por el gobernante en turno y castigarlo con votar de manera contraria en las elecciones más próximas.

Hoy en día es tiempo de trabajar en exigencias reales de ciudadanos pensantes y de salir al rescate de la política, concientizando el voto a la hora de rayarle en las urnas ya que es el instrumento con el que se ejerce la democracia y se toman las decisiones que determinarán el futuro de cada familia.

Los casos de corrupción haciendo una mala utilización de fondos son los que limitan la posibilidad de desarrollo económico y social en cada uno de los municipios de la cuenca, por tal motivo la ciudadanía cada día debe ser más vigilante ante la desfachatez que se comete por algunos servidores públicos que en muy corto tiempo cambian su vida de manera radical, olvidándose que los ciudadanos los conocen como eran antes de ejercer el poder, el cual les fue otorgado por la misma gente que ahora que cambiaron su nivel de vida les miran del hombro hacia abajo.

Señores servidores públicos cuando anduvieron en campaña todos navegaban con la bandera de un cambio, el cual en algunos casos solo fue de color de partido, en otros de estilos de gobierno, pero al final de cuentas la gente no le interesa cual sea el partido que gobierne, a la ciudadanía le interesa un desarrollo que se sienta, que sea directamente proporcional en el bolsillo a la hora de comprar, un cambio que no sea de palabra si no de hechos y ese mis queridos amigos por lo menos en la cuenca se ha dado en muy escasos municipios.

Los servidores públicos de hoy en día, mienten, disfrazan, distraen, envuelven, y llenan de rencor al electorado el cual piensa de cada uno de ellos que “ladrón que roba ladrón, político ha de ser el cabrón”….y eso amigos míos pasaran cientos de años para que pueda ser cambiado.

Total5848863